fbpx

Mini guía para iluminar bien la casa

sin que se dispare la factura de la luz

Pon en práctica estos consejos para conseguir una iluminación práctica y acogedora. Y lo mejor: sin gastar ni un peso más.
Isabel Lavín

Isabel Lavín

Periodista especializada en decoración

Del salón, al dormitorio, pasando por la cocina y el baño. Te damos los mejores consejos para que ilumines tu casa responsablemente y sin gastar de más. Sigue estos consejos y consigue espacios cálidos y acogedores sin que suva la factura de la luz.

 

CÓMO ILUMINAR EL SALÓN

 

Antes de explicarte cómo poner las luces en el salón, debes conocer ciertos términos que te ayudarán a elegir tus bombillas:

 

  • Vatio (W). Mide la potencia eléctrica de la lámpara o bombilla.
  • Lumen (lm). Mide el flujo luminoso que emite un punto de luz. A más lúmenes, más “brillante” será la luz emitida.
  • Lux (lx). Mide la cantidad de luz que proyecta un punto en una superficie. 1 lux equivale a 1 lumen por m2.

Para iluminar el salón, distinguiremos entre tres tipos de luz: general, ambiental y puntual. Estas son sus diferencias y cómo llevarlas a tu salón.

 

  • Luz general: lo habitual es ponerla en el techo. Se distribuirá mejor. Puedes ponerlos con lámparas cenitales, focos (1 por cada m2) o tiras led perimetrales. En cuanto a la temperatura de la luz, ha de ser cálida o neutra (3.000 o 4.000 K). Entre 700 y 800 lúmenes.
  • Luz ambiental: se coloca en zonas en penumbra: rincones, aparadores, mesitas… Llévala mediante apliques, lámparas de pie y de sobremesa y tiras LED. Su temperatura debe ser luz cálida (2.800- 3.000 K) y de 400 lm por cada punto de luz.
  • Luz puntual: es la que se coloca donde haca falta más intensidad: para leer, estudiar… Llévala a tu salón mediante lámparas de pie o de mesa, flexos y apliques telescópicos. Lo ideal es que la temperatura de la luz sea neutra (4.000 K) y con un mínimo de 700 lm por lámpara.
ILUMINA SEGÚN EL COLOR DE LAS PAREDES
La pintura de paredes y techos influye decisivamente en el efecto de la luz. Tenlo en cuenta al elegir tus luces. Si los colores son claros y neutros, necesitarás menos cantidad de luz. Basta con una luz general y dos o tres puntuales para crear ambientes. Elígela cálida, de 2.700-3.000 K. ¿Tienes tonos intensos? Para que no se alteren, lo mejor es la luz neutra (4.000 K). El rojo y el verde la reflejan y pueden “contaminar” la estancia.
¿CUÁNTOS PUNTOS DE LUZ NECESITA EL SALÓN?

Divide el espacio en ambientes y céntrate en cada uno. Incluye también una iluminación general para cuando necesites tener luz en todo el espacio.

 

  • Una tira de LED rodeando el techo creará un efecto acogedor. Si la pones tras una moldura, la luz se reflejará en el techo y será más difusa y envolvente.
  • La zona de estar necesita una lámpara central o dos apliques de luz natural puntual (4.000 K), de 600 lm en total. Añade una luz de apoyo cálida en la mesita, junto al sofá, de 400 lm.
  • Las lámparas de rafia filtran la luz, creando efectos cálidos y decorativos. 
  • Si solo hay una lámpara de techo, coloca una bombilla con ángulo de apertura de 180°. La luz se difundirá sin crear sombras. 
CÓMO ILUMINAR SIN REFLEJOS LA ZONA DE LA TELEVISIÓN
  • En el mueble: pon focos cenitales orientables, dirigidos hacia abajo. En negro e interior dorado.
  • En la pared: los apliques de cristal blanco combinan con todo y aportan una luz limpia.
  • Evita reflejos: pega una tira LED por detrás de la pantalla, ¡y olvídate de ellos! De 5 m, con mando y regulable en intensidad.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.casawow.com.co,

suscríbete a nuestra newsletter.

Apúntate a nuestras newsletters

Cada semana nuevas ideas deco en tu buzón

¡No te lo pierdas!

Deseo recibir comunicaciones comerciales sobre productos y/o servicios ofrecidos por la Comunidad RBA. Ver la Política de Privacidad